<$Fidel$> .comment-link {margin-left:.6em;}

Da Vinci cubano

Este es un sitio desde donde puedes conocer y aportar de Cuba. Para crear en su haber el espacio de una amiga cubana

jueves, noviembre 27, 2008

Radio, sólo eso: Jerarquizar la información

Pedro Pérez es un creador de Radio. Con una sonrisa bonachona, una broma ocurrente, un vai ven indiferente muestra la misma seriedad reflexiva que en sus artículos del sitio de la Radio Cubana. Yo te lo presento, tú me dirás. . .

Jerarquizar la Información.
Por Lic Pedro M. Pérez Roque,* Director de Radio Taíno

En los medios de comunicación es importante tener en cuenta su entorno, el cual puede ejercer influencia sobre los mensajes, los temas de interés para los públicos, teniendo en cuenta la estructura de edades, que pasan desde los asuntos para los niños hasta los destinados a toda la familia.

Cuando esto es sólo una decisión de los que tienen la responsabilidad de la publicación, ello puede quedar en el deseo, la buena voluntad, pero sin el sustento de aquellas problemáticas que más útiles les son a los públicos.

Los medios no pueden construir una realidad que no está fundamentada por los hechos y sus protagonistas principales, a quienes se deben potenciar para generalizar sus virtudes y también los aspectos que no lograron alcanzar los resultados esperados.

La transportación al medio de las experiencias personales por parte de los profesionales que allí trabajan puede quedar solo en eso, en la experiencia individual y no responder a los intereses de la colectividad.

La construcción de una realidad alejada del contexto social provoca un aislamiento del medio con su público y los proyectos de comunicación no encontrarán eco, aun cuando ellos estén dirigidos a la más sana recreación, entretenimiento, pues no logran responder a una programación o estructura orgánica del medio, en correspondencia con las expectativas de su audiencia.

El estudio de las necesidades de los públicos es vital para la definición de su perfil, aunque exista la propuesta de lo que se quiere con el medio y a dónde debe llegar.

La selección de lo que se informa, cómo se hace y cuándo es parte fundamental no sólo de los espacios informativos, sino de toda la programación, pues no puede verse por separado, en los medios audiovisuales y en especial la radio, donde todos los programas, de acuerdo con sus objetivos y perfiles deben informar.

En la radio, como medio de una mayor fugacidad, es imprescindible la intencionalidad con que se deben elaborar los mensajes y los contenidos de todo tipo, que permitan a los públicos reconstruir con la mayor precisión posible los contenidos con pocas palabras para retener del mensaje lo que se está proponiendo.

Estamos entonces, frente a la jerarquización de la información, como herramienta para lograr que no sea tergiversada. Pero la tergiversación cuenta también con el apoyo del estereotipo, en el entendido de que este no se limita a la adopción de una imagen simplista de la categoría de una persona, una institución o una cultura que resalta ciertas características, sino que va más allá: decide cuáles características deben ser resaltadas.

Los temas a abordar pueden estar dentro de cualquiera de las complejidades sociales, económicas o políticas y ello solo señala el rigor con que se deben tratar, la búsqueda exhaustiva de los elementos, argumentos, reflexiones que permitan ser aceptados y comprendidos por los públicos.

Los temas que en oportunidades no son tratados no quiere decir que son invalidados para toda la vida, pero al iniciar su tratamiento ellos requieren abordarlos de manera diferenciada y con el cuidado que permita evaluar su aceptación, entendimiento.

Algunos medios han querido darle una definición a la información de una manera que se desvirtúa totalmente el concepto tradicional. Ya no se trata de responder las preguntas elementales que hacía cualquier periodista a fin de lograr una descripción precisa y fácilmente comprensible de los hechos. Ahora, gracias al predominio de medios novedosos como la televisión, la información consiste en mostrar el lugar de los hechos, así, se nos “vende” la imagen de estar asistiendo directamente al suceso, de modo que para informarse basta con "ver" una imagen o describirla de tal manera que se pueda imaginar.

Algo a precisar en este sentido está dado por lo que pretenden los grandes medios y su llamada guerra mediática, tratando de disminuir el efecto de proyectos sociales, avances económicos o gobiernos que han encausado su política hacia el interés de las grandes masas populares. Hoy es común encontrar columnistas en un periódico que resultan ser periodistas en un canal de televisión y conductores de un espacio radial. Esta concepción de la "verdad" sin investigación, permite informar hechos que pueden crear conmoción nacional y sirven de excusa para generar una matriz de opinión en la que se descalifica a la información oficial. Estos son transmitidos por medios digitales y se puede caer en la trampa de reproducirlos en medios que ratifiquen su credibilidad por el hecho de haberlo recibido de tal o más cual “prestigioso” profesional periodístico o renombrada personalidad de los medios de la comunicación.

Llevar a los medios una información extraída de agencias o del medio digital, digo información, porque no solo son capaces de desvirtuar las noticias sino también la información que no en pocas ocasiones sirven de ampliación de las noticias y que están plagadas de errores o manipulaciones no solo del profesional sino del propio medio que lo publicó.

Informar responsablemente hoy adquiere niveles superiores si comprendemos que el enemigo cada vez más utiliza la astucia para engañar, confundir, dividir y debilitar; aspectos que los cubanos sabemos con sobrada elocuencia.

Las herramientas publicitarias se emplean en los noticiarios televisados, impresos o radiales, con el mismo fin, vender un producto, en estos tiempos donde la información es una mercancía y los Medios de Comunicación, se encargarán de hacerla comprar.

Estos intereses se corresponden con los de los dueños del poder económico, con las corporaciones, en fin, con los intereses de los constructores de realidades orientadas al consumo y a la explotación.

De esta manera poder darnos cuenta de cuál es la libertad de expresión que existe en estos medios que responden a un sistema donde lo básico es el dinero, vender.

Por eso no es casual cuando se acusa a los medios cubanos de no existir libertad de expresión porque como nos señala Fidel en su mensaje al Congreso de Cultura: “todo lo que fortalezca éticamente a la revolución es bueno, todo lo que la debilite es malo”.

(*) Pedro M. Pérez Roque. Director General de la Emisora Nacional Radio Taíno, dedicada a la difusión de los valores estéticos, económicos y artísticos de Cuba. Destacado especialista de una vasta experiencia de más de 30 años en el medio radial. Musicalizador, Realizador y eficaz comunicador radiofónico.

Enviar mensaje Visitar el Foro

Etiquetas: , , , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home